Las raíces del rosal

rose-3408267__340

Hace unos días visité con los compañeros de trabajo Ávila, adentrándonos en la figura de una gran mujer y santa como fue Teresa de Jesús. En esta excursión-peregrinación mantuvimos un encuentro breve pero intenso con dos hermanas carmelitas del Monasterio de la Encarnación, que nos contaron cómo es su vida y cómo se vive dentro de la clausura. Hoy no se entiende la clausura. Incomprensible para muchas personas –incluso creyentes-; cómo es posible que en pleno siglo XXI haya personas encerradas en un convento. Incomprensible sí, si no se ve desde los ojos de la fe; si no se ve desde la humildad y la entrega. Incomprensible sí si no se ve lo felices que están por entregar su vida a Dios.

Una de las hermanas lo comparaba con un bello rosal. Esta primavera que con las lluvias ha sido espectacular, con tantas flores y con los campos tan verdes. La hermana decía que ellas en el convento son las raíces del rosal, que rezan para que el rosal luzca bonito y con impresionantes flores. Ser raíces para que los demás florezca. Eso sí que es incomprensible en el mundo en el que vivimos. Dar la vida por los demás, rezando, entregando su sufrimiento, su vida para que tú y yo florezcamos.

El mundo de hoy no invita a ser raíz. Todo invita a ser flor, a estar continuamente floreciendo e intentar sobresalir. Un mundo que contiene todo lo necesario para cultivarnos a nosotros, para que intentemos ser más que nadie; un mundo que predica el orgullo, como superarnos día a día; como ser más competitivos; cómo alcanzar más puestos…El mundo de hoy no nos deja ser raíces fácilmente. Es complicado encontrar a personas humildes, sencillas, trabajando en silencio para los demás.

Encontrarse con personas competitivas, que buscan sus intereses personales por encima de los demás; competitivas en todos los sentidos que son ellas y nadie más que ellas. Soy yo y mis circunstancias y no me importa nada si a ti te molesta, o no. Yo quiero ser flor, olvidando que para ser flor antes te tienen que sembrar y empezar a crecer.

Un mundo en el que siempre hay que brilla, en el que el fracaso está mal visto; que condena y condena sin cesar. El fracaso es parte del camino de la vida y todos fracasamos porque no se puede estar toda la vida siendo la flor del rosal. Lo hemos visto estos días, de un día para otro casi dejas de ser presidente del Gobierno, de ser ministro…así sin esperarlo. A veces hay que volver a ser raíz para empezar de nuevo, porque no siempre es posible  -y además no es bueno- ser la flor del rosal.

Muchas gracias a todos. @moniqueilles /Mónica Moreno P.D.- Esta reflexión no podrá reproducirse en otro medio sin permiso ni autorización de la autora.

Anuncios

Acerca de Mónica Moreno Alonso

"Hay dos clases de gentes, los que se desalientan porque no sirven y los que de las dificultades hacen un reto y triunfan". Yo intento ser de las segundas: mi reto, trabajar, hacerlo bien y ayudar a ser felices a los demás. Soy periodista por vocación y concibo el periodismo como servicio a los demás. Siempre aprendiendo, siempre adaptándome a las circunstancias, a los nuevos tiempos, a las nuevas tecnologías. En este blog escribo mis reflexiones y pensamientos personales. Comparto alegrías, sentimientos y todo lo que pueda hacer para que los demás sean felices y mejores. Espero que te guste lo que te presento en cada post y lo vivas con la misma ilusión y entusiasmo con que yo lo hago. Muchas gracias por leerme y por compartir mis reflexiones. Gracias por estar ahí.
Esta entrada fue publicada en la vida en palabras y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s