¿Qué pasa si….?

fuerte dibujjo

“¿Qué pasa si la chica gorda del fondo quiere bailar contigo? “ Me quedé ojiplática cuando escuché en una entrevista al periodista preguntar al entrevistado en la radio. Estaba conduciendo y de verdad que se me puso mal humor. El entrevistado es policía pero le gusta mucho bailar salsa. La entrevista me estaba gustando pero al llegar a esa pregunta me pareció una mala pregunta y muy ofensiva. ¿Qué va a pasar? ¿No tiene derecho la chica a bailar porque sea gorda? Menos mal que el entrevistado respondió muy bien diciendo ¿qué más da cómo sea la chica? Quizás sea la que mejor baile, la imagen no tiene nada que ver.

Lamentablemente esta pregunta se sigue dando porque por muy avanzados, modernos y liberales que seamos o presumamos seguimos discriminando a las personas por su imagen. Si es gorda (ya la palabra a mí me molesta) ¿no tiene derecho a bailar? ¿se tiene que esconder? Así creamos complejos cuando vivimos en una sociedad en la que las personas fuertes (ya no las curvi que eso es otro debate) se ven mal; están más que miradas. Hace unos años mi dentista que estaba fuerte –luego se operó- me decía: “me da horror ir a una churrería porque siempre había alguien que decía: “así estás tú”. Como si estuviera comiendo churros todos los días o no tuviera derecho”. Esto pasa y mucho.

O cuando vas a una tienda  y ya los dependientes te dicen: “no te vale”. “No es para ti”. Y la prendas que tienes en la mano no es para ti que es para un regalo. Normalmente te callas, porque sabes que no merece la pena, aunque si se hablara en un momento concreto quizás estas situaciones ya no pasarían y estas personas cambiarían de actitud. ¿Qué sabrán por qué esta persona es fuerte o no?

No podemos consentir este tipo de preguntas ni de situaciones; no podemos permitir que la imagen o el peso ya sea suficiente para tomar decisiones o para elegir o para ya definir a una persona.  No es justo. Ya desde niños hay que enseñar a respetar a todas las personas. Todos somos iguales, unos más grandes que otros; unos más gorditos que otros; unos más guapos que otros; unos más bajos que otros…pero todos iguales. ¿O no?

Muchas gracias a todos. @moniqueilles /Mónica Moreno P.D.- Esta reflexión no podrá reproducirse en otro medio sin permiso ni autorización de la autora

Anuncios

Acerca de Mónica Moreno

"Hay dos clases de gentes, los que se desalientan porque no sirven y los que de las dificultades hacen un reto y triunfan". Yo intento ser de las segundas: mi reto, trabajar, hacerlo bien y ayudar a ser felices a los demás. Soy periodista por vocación y concibo el periodismo como servicio a los demás. Siempre aprendiendo, siempre adaptándome a las circunstancias, a los nuevos tiempos, a las nuevas tecnologías. En este blog escribo mis reflexiones y pensamientos personales. Comparto alegrías, sentimientos y todo lo que pueda hacer para que los demás sean felices y mejores. Espero que te guste lo que te presento en cada post y lo vivas con la misma ilusión y entusiasmo con que yo lo hago. Muchas gracias por leerme y por compartir mis reflexiones. Gracias por estar ahí.
Esta entrada fue publicada en la vida en palabras y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s