¿Es rentable ser bueno?

bondad

De vez en cuando me gusta leer los relatos de José Luis Martín Descalzo. Me ayudan mucho en mi día a día. Hace unos días encontré un archivo en mi ordenador que se titulaba “24 maneras de amar” de este conocido autor. Entre las historias estaba la de de dos hermanas, Piluca y Manoli, en un relato que tituló “¿Es rentable ser bueno?”.

A estas  hermanas José Luis Martín Descalzo les dijo en una ocasión que eran imágenes de Dios y por lo tanto tenían que tratar a los demás como si tratasen a Dios. Piluca lo tomó al pie de la letra, y así lo hacía a todo el mundo le trataba muy bien, con paciencia, perdonando…como debe de ser. Pero su hermana le hacía la vida imposible, le exigía a Piluca todo, nunca cedía, siempre se salía con la suya. Tanto que Piluca llegó a decir:  “Padre, explíquele a mi hermana que también yo soy Dios, porque así no hay manera de vivir.”

La historia de Piluca y Manoli nos ha pasado a todos. ¿A que sí? No os suena eso de “cuanto mejor me porto peor me tratan”. O “no se puede ser bueno”. Así es y es que todas las personas no somos iguales, y en la vida ya se sabe si no quieres estar discutiendo todo el día –con determinadas personas- o cedes o ya sabes que te pasa como a Piluca. Vivimos en un mundo donde el egoísmo, el yoismo, la falta de respeto, el no saber ceder está a la orden del día, y en ocasiones “no se lleva ser bueno”, e incluso cuanto más malote o malota seas más “molas”, como dicen los modernos. Más mal genio, más te respetan; mal carácter, intratable, nadie se mete contigo.

Hace unos meses hice un ruta con adolescentes, y una de las chicas le decía a una amiga: “te voy a dar un consejo, en esta vida no sirve ser sólo guapa ni buena tienes que ser muy soberbia, porque te irá mejor”. Lo decía toda confiada. Tendría 14 años las chica. Un poco preocupante, si ya tiene estos pensamientos.

No podemos construir una sociedad basada en el mal; sin buenos corazones, que compartas, que cedan, que hagan el bien; porque el mal se impone solo; el bien no se hace visible. Tener buen corazón sí es rentable, aunque nos pisoteen; nos duelan lo que nos hace, pero yo creo que se está más en paz y más tranquilo que estando permanentemente a la gresca los unos y los otros.  Al final los buenos corazones, aunque tarden en reconocerse, son los más queridos; los malos, los más temidos, y los más solos.

Muchas gracias a todos. @moniqueilles /Mónica Moreno P.D.- Esta reflexión no podrá reproducirse en otro medio sin permiso ni autorización de la autora

Anuncios

Acerca de Mónica Moreno

"Hay dos clases de gentes, los que se desalientan porque no sirven y los que de las dificultades hacen un reto y triunfan". Yo intento ser de las segundas: mi reto, trabajar, hacerlo bien y ayudar a ser felices a los demás. Soy periodista por vocación y concibo el periodismo como servicio a los demás. Siempre aprendiendo, siempre adaptándome a las circunstancias, a los nuevos tiempos, a las nuevas tecnologías. En este blog escribo mis reflexiones y pensamientos personales. Comparto alegrías, sentimientos y todo lo que pueda hacer para que los demás sean felices y mejores. Espero que te guste lo que te presento en cada post y lo vivas con la misma ilusión y entusiasmo con que yo lo hago. Muchas gracias por leerme y por compartir mis reflexiones. Gracias por estar ahí.
Esta entrada fue publicada en la vida en palabras y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s