Moisés

bebé
Qué nos tiene que pasar por la cabeza para hacer cosas que son realmente sorprendentes y antinature. Cosas que si las pensamos fríamente todos –bueno habrá excepciones- tendríamos la misma opinión. Hasta qué límites tenemos que llegar para que se produzcan hechos tan injustificables como que una madre sea capaz de abandonar a su recién nacido en un contenedor de basura. ¿Hasta dónde llega nuestra desesperación?

Recientemente leía que se había hecho un estudio en Canadá para localizar a los que eran incapaces de amar. De forma muy resumida se concluía que eran los psicópatas los incapaces de amar, porque no tienen conciencia del sufrimiento de los demás y por lo tanto no pueden ponerse en el lugar del otro. Pero sólo representan el 1% de la población. El resto, ¿No amamos? ¿Qué nos ocurre? ¿Cómo no se puede amar a un recién nacido? ¿Qué culpa tiene el bebé?

Reconozco que no tenía previsto escribir sobre este tema, pero fue un lector –JL-el que me lo propuso e incluso fue él quien me dio el titular: “El Moisés de Mejorada”. Yo no justifico a la madre lo que hizo, para nada, me parece algo inhumano, pero sí creo que detrás de esta noticia que nos ha escandalizado a todos y que nos ha conmovido a todos este verano hay detrás muchos problemas, que han llevado a esta madre a tomar esta decisión. Quiero pensar que la madre lo hizo sin más; fruto de no saber qué hacer ni cómo salir adelante; desesperada por su trágica situación. Sin encontrar salida. Gracias a Dios el Moisés fue encontrado y seguirá con su vida.

Problemas o circunstancias que a lo mejor los hemos provocado todos nosotros. La crisis económica nos está haciendo cambiar, ya no somos quiénes somos; los valores ya no son los mismos. Todos somos responsables en cierta manera de que se den estas noticias. La sociedad inhumana en la que nos estamos convirtiendo, que prácticamente no valora a la persona y a sus necesidades básicas. Sólo buscamos nuestro bienestar; poco nos importa si el que está a nuestro lado está mal o lo parece. Nos importa el otro si es cuando nos hace un favor o podemos superarle de cualquier manera.

Tantas parejas que quieren ser padres y no pueden serlo; tantas familias dispuestas a adoptar a niños para darles una vida mejor. Quizás esta madre no encontró apoyo en nadie, o no lo buscó; o le cerraron tantas puertas que no podía abrir ella sola.

Esperemos que este bebé de apenas unos días tenga una vida feliz y con un futuro lleno de alegría y de paz. Y qué todos nosotros contribuyamos a que lo sea, como Moisés, que después de la esclavitud vivió en un mundo nuevo. No podemos juzgar lo que hizo su madre (y su padre que dicen que no sabía nada), pero sí podemos hacer que crezca en un mundo feliz. ¿O es que somos incapaces de amar?

Muchas gracias por todo. @moniqueilles /Mónica Moreno
P.D.- Esta reflexión no podrá reproducirse en otro medio sin permiso ni autorización de la autora

Anuncios

Acerca de Mónica Moreno Alonso

"Hay dos clases de gentes, los que se desalientan porque no sirven y los que de las dificultades hacen un reto y triunfan". Yo intento ser de las segundas: mi reto, trabajar, hacerlo bien y ayudar a ser felices a los demás. Soy periodista por vocación y concibo el periodismo como servicio a los demás. Siempre aprendiendo, siempre adaptándome a las circunstancias, a los nuevos tiempos, a las nuevas tecnologías. En este blog escribo mis reflexiones y pensamientos personales. Comparto alegrías, sentimientos y todo lo que pueda hacer para que los demás sean felices y mejores. Espero que te guste lo que te presento en cada post y lo vivas con la misma ilusión y entusiasmo con que yo lo hago. Muchas gracias por leerme y por compartir mis reflexiones. Gracias por estar ahí.
Esta entrada fue publicada en la vida en palabras y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Moisés

  1. Maribi dijo:

    Que triste no tener en quien apoyarse, y puede que así se sintiera esa madre.
    Ojala ese niño tenga tanto amor en su vida que pueda ser muy feliz y el sea capaz de perdonar, que es lo mismo que amar a su madre, si un día sabe lo que le ocurrio, porque el dolor y el rencor sólo nos hace infelices.
    Que Dios nos proteja con su infinito amor , para que nunca tengamos que preguntarnos, es que soy incapaz de amar?.
    Gracias Monica

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s